Saltar al contenido

Barro para modelar cerámica: ¿cuál deberías comprar en 2018?

22 octubre, 2018

Antes que pasar a la parte más teórica, tengo que recomendar los 4 tipos de barro para modelar en cerámica que más me gustan.

Bestseller No. 2
Bestseller No. 3
Bestseller No. 4

Existen muchos tipos de barro para modelar que se pueden usar para obtener un cuerpo de arcilla, es decir, una composición específica de arcilla.

Los cuerpos de arcilla se clasifican en tres categorías: loza, gres y porcelana. Cada grupo posee distintas características en cuanto a facilidad de trabajo, temperatura de cocción (o de madurez) y porosidad.

Así que cuando vayas a comprar barro para cerámica, hazte algunas preguntas básicas para determinar el cuerpo de arcilla que sea más adecuado para el tipo de confección (como la cerámica japonesa) y los proyectos que suelas llevar a cabo.

¿Qué tipo de cerámica elaboras?

El tipo de cerámica que quieras crear tiene un gran impacto en el cuerpo de arcilla que debes elegir. Por ejemplo, algunos cuerpos de arcilla son fantásticos para tornear, pero pueden ser un verdadero desastre para modelar a mano un objeto para usar al aire libre.

Además, es posible que llegues a descubrir que debes usar más de un cuerpo de arcilla: en muchos casos, usar más de un tipo de barro para modelar puede ser la mejor solución.

¿Qué equipamiento tienes a tu disposición?

Aunque es posible elaborar piezas de cerámica terminadas completamente a mano, esto supone una enorme cantidad de esfuerzo y tiempo.

Por lo tanto, usar maquinaria te ayudará a ahorrar la energía para lo que más quieres hacer: crear objetos usando barro para modelar.

Los tres elementos principales del equipamiento de los alfareros son los utilizados para procesar, moldear y cocer el barro.

El hecho de que tengas acceso a alguno de estos elementos (o a todos) afectará al tipo de barro que puedes llegar a usar.

Los procesadores de barro incluyen:

  • Mezcladores de barro
  • Amasadoras de barro
  • Amasadoras-mezcladoras
  • Herramientas para mezclar y amasar a mano

Las herramientas de modelado incluyen:

  • Tornos de alfarero
  • Rodillos para losas
  • Extrusoras

Por otro lado, es posible cocer el barro de distintas maneras:

  • ¿Tienes un horno propio?
  • ¿Puedes alquilar un horno?
  • ¿Tienes acceso a un horno a través de tus clases de alfarería?

¿A qué temperatura debes cocer?

Cuando vayas a comprar barro para cerámica, debes tener en cuenta que tanto el cuerpo de arcilla como el esmaltado deben madurar a la misma temperatura para evitar defectos en la pieza terminada.

Existen tres rangos fundamentales de temperaturas (con ligeras variaciones entre los distintos alfareros).

La temperatura de maduración está relacionada con el número de cono pirométrico asociado a un determinado cuerpo de arcilla o esmalte:

  • Fuego bajo: entre el cono 06 y el 3 (1010-1170°C)
  • Fuego medio: entre el cono 4 y el 7 (1180-1255°C)
  • Fuego alto: entre el cono 8 y el 10 (1270-1305°C)

¿Comprar un cuerpo de arcilla húmeda o mezclarlo tú mismo?

Hoy en día, es posible comprar barro para cerámica ya preparado, de forma que no te hará falta la maquinaria necesaria para mezclarlo tú mismo.

Esto es especialmente importante en el caso del barro para modelar que haya sido procesado mediante una amasadora que también lo haya deaireado, lo que elimina una gran parte del trabajo que supone amasar la arcilla.

Mezclar tu propio barro para modelar proporciona un par de ventajas. La primera es económica: el barro húmedo pesa mucho más que el seco, y esto queda reflejado en los gastos de envío.

En cuanto a la otra ventaja de hacer tu propia mezcla es que puedes elaborar recetas personalizadas de cuerpos de arcilla y modificarlas como consideres necesario.

Experimenta con los cuerpos de arcilla

Una de las mejores formas de encontrar una arcilla que sea perfecta para tus necesidades es experimentar con varios tipos de cuerpos de arcilla.

Así que prueba a comprar barro para cerámica de distintos tipos que te parezcan adecuados para lo que buscas. Luego trabaja con cada arcilla llevándola hasta sus límites y toma notas en papel de lo que piensas y de tus observaciones.

También puedes crear objetos de prueba, como tejas, campanas o cuencos, y cocerlos según un programa de cocción estándar. A continuación, examina cómo se comportan los distintos tipos de barro y cómo interaccionan con los esmaltes que utilices.

Empieza con el barro

La cerámica puede ser una afición sencilla, que consuma una pequeña cantidad de tu tiempo o dinero. Sin embargo, también puede llegar a ser una parte importante de tu vida. Si estás empezando, es buena idea hacer pruebas o asistir a una clase de iniciación.

En caso de que estés empezando tú solo, a continuación te explicamos algunos consejos sobre cómo comenzar:

¿Por qué trabajar con barro?

El barro para modelar es fascinante, y se adaptará a tu nivel de pericia, sea cual sea. El modelado a pellizcos es fácilmente accesible para casi cualquiera, incluyendo niños pequeños.

De hecho, puedes aprender fácilmente a hacer un cuenco usando esta técnica en menos de una hora.

El barro nunca es aburrido: siempre hay algo por explorar, por probar y por crear.

Así que prepárate para una aventura a medida que entres en el mundo de la alfarería, ya que la cerámica es una disciplina tan profunda y amplia como la Tierra de la que procede.

¿Cuál es el mejor lugar para trabajar?

Lo mejor es trabajar en una estancia o una construcción dedicada a la cerámica. El motivo es que el polvo de arcilla es fino, por lo que será difícil de capturar usando aspiradoras domésticas. Por lo tanto, el mejor lugar para trabajar con barro para modelar tendrá:

  • Suelos resistentes al agua y fáciles de limpiar, como los de hormigón o linóleo.
  • Acceso a agua (¡pero no dejes que el barro se cuele por los desagües!).
  • Una mesa robusta, como una de cocina.
  • Una superficie de trabajo a la que no se pegue el barro (sigue leyendo para saber más al respecto).
  • Una estantería robusta para dejar secar las piezas.
  • Un armario u otro lugar de almacenamiento para los esmaltados, y al que no puedan acceder ni las mascotas ni los niños.

Otra opción es retrasar la decisión sobre tu espacio de trabajo mientras pruebas con la alfarería. La manera más sencilla de hacer esto es asistiendo a clases de iniciación.

Antes de comprar barro para cerámica y esmaltes

Existen un montón de variables que es necesario tener en cuenta a la hora de comprar barro para cerámica y esmaltes. Sin embargo, la variable más importante es la temperatura a la que el barro debe madurar.

El motivo es que el esmalte debe adecuarse al barro dependiendo de su temperatura de maduración.

Muchas arcillas y esmaltes están clasificados según un “cono”. Se trata de los conos pirométricos, que permiten medir el calor de trabajo (un valor similar a la temperatura).

Eso sí, recuerda una cosa respecto a estos conos: ¡los ceros son importantes!

Busca un alfarero que viva cerca de ti y que te alquile espacio en su horno. Averigua las temperaturas a las que suele cocer sus piezas y la atmósfera en la que lo hace (oxidación, neutral o reducción).

Luego sólo tendrás que comprar barro para cerámica y esmaltes que maduren en ese rango de cocción y que sean los más adecuados para esa atmósfera.

Encuentra barro para modelar y otros suministros

Actualmente es posible comprar barro para cerámica y esmaltes listos para usar. Están disponibles en una gran variedad de colores de esmalte para cerámica y rangos de temperatura.

comprar barro para modelar cerámicaAsí que echa un vistazo a tu tienda de alfarería o de productos de manualidades más cercana. Es posible que en estas tiendas puedan ayudarte, aunque también puedes echar un vistazo a los vendedores online.

A medida que uses cantidades mayores, es posible que quieras comprar barro para cerámica, esmaltes y otros suministros en grandes volúmenes.

Al pedir cantidades mayores podrás ahorrar dinero en los gastos de envío, sobre todo si cerca de ti no hay ninguna empresa que suministre material para cerámica es de alfarería.

Herramientas de alfarería que es posible que quieras

Aunque puedes moldear el barro usando exclusivamente tus manos, hay ciertas herramientas que te resultarán extremadamente útiles.

En el mercado hay disponibles pequeños packs de herramientas para principiantes que contienen los utensilios más básicos, incluyendo una esponja adecuada. Las herramientas más recomendables son las siguientes:

  • Un cortador de cerámica
  • Toallas, y posiblemente un delantal
  • Un caldero pequeño para contener agua o el lodo a medida que trabajas
  • Dos o tres calderos grandes para el agua de limpieza
  • Una o más esponjas para hidratar el barro y para limpiar
  • Un pincel grande y suave (servirá uno de sumi o bambú)
  • Un vaciador de madera
  • Un punzón o perforador de alfarero
  • Una caja para guardar tus herramientas

Superficies de trabajo

La arcilla se pegará o dejará manchas enormes en la mayoría de las superficies. Además, puede llegar a ser imposible separar un objeto de barro recién moldeado de la superficie en la que se moldeó.

Por este motivo, lo mejor es trabajar sobre un trozo de lienzo resistente, como la lona de algodón de peso medio o elevado.

No sólo protegerá tu mesa, sino que podrás separarlo fácilmente de la pieza de barro, lo que hará que pueda secarse sin agrietarse.

Cuando el barro está demasiado húmedo como para trabajarlo con facilidad, resulta muy útil usar bateas de yeso.

El yeso absorbe el exceso de agua del barro a medida que lo amasas en la batea. Para hacer una de estas bateas, coge una caja poco profunda (como una caja de pizzas que esté limpia), mezcla el yeso según las instrucciones y viértelo en la caja.

En cuanto esté seco y curado, ya tendrás una batea de yeso.

Encuentra espacio en un horno

El barro estará listo para cocer cuando esté completamente seco, es decir, cuando no tenga un tacto frío.

Y para cocerlo necesitas un horno para cerámica.

Sin embargo, para alguien que está iniciándose en la alfarería, comprar un horno suele ser demasiado caro.

Por lo tanto, lo mejor será que preguntes a los alfareros que vivan cerca de ti para que te alquilen espacio en sus hornos.

Eso sí, recuerda que trabajan en sus propias piezas y que tienen sus propios horarios.

Por lo tanto, es posible que tengas que esperar a que tengan una carga para el horno con espacio para tus piezas.

Si te interesa el proceso de cocción, no tengas miedo de preguntar si puedes ayudar. No hay nada como la experiencia para entender todo lo relacionado con el uso de uno de estos hornos.

Es posible que el alfarero valore mucho tu ayuda para cargar y descargar el horno, además de para vigilarlo mientras está funcionando.

¡Oye! ¡Mi vasija ha encogido!

La arcilla encoge a medida que se seca, algunas más que otras.

Además, las vasijas también encogen cuando se cuecen, sobre todo cuando alcanzan su temperatura de maduración.

En ambos casos, este encogimiento se debe a que la fibra de la arcilla se vuelve más apretada.

En el primer caso, esto se debe a la eliminación de las moléculas de agua. Sin embargo, en el segundo caso se debe a un derretimiento a nivel molecular.

Por lo tanto, si quieres que una vasija tenga un tamaño concreto cuando esté terminada, es posible que quieras fabricar una regla que te indique el tamaño que debe tener cuando está húmeda y todavía no ha encogido.

Barro para modelar cerámica: ¿cuál deberías comprar en 2018?
5 (100%) 1 vote